ARTISTAS FAMOSOS Harry Koster

Drieluik dicht by Harrie Koster

De donde vengo, ha allanado el camino


Biografía

Sí, ya sabía muy pronto que iba a pintar. La razón era mi tío, que era pintor. A menudo solía pasar la noche allí. Crecí con el olor a pintura. Empecé a dibujar desde muy pequeño, patitos y moscas. De pequeño, por supuesto, a veces te planteas otras profesiones. Durante un tiempo quise ser neurocirujano. No sé a qué se debió eso. Me parecía fascinante. O quería hacer algo con los pájaros. Pero al final nunca he dudado: Quería pintar. Lo que te rodea, te contagia.

Después del instituto, fui a la Academia de Artes Visuales de Rotterdam. En Róterdam, porque allí es donde crecí. En la academia elegí pintura y escultura. En la academia aprendes a mirar. La escultura me enseñó mucho. Si, por ejemplo, pinto un pajarito, no lo pinto descuidado o suelto. Lo que pinto se podría llamar estatuillas monumentales. Si pinto una casa, se convierte en una especie de búnker: faltan muchos detalles, se convierte en un símbolo. En eso coinciden la pintura y la escultura. No soy capaz de pintar una pequeña granja con un pequeño banco delante. Simplemente no puedo hacerlo. Falta la monumentalidad. La frivolidad no la tolero. Vuelvo al núcleo, a la base. De eso se trata, de la forma de las cosas. Ahí se ve el paralelismo con la escultura. También es interminable.

Hay pintores que admiro, Breitner por ejemplo. Así es como me gustaría pintar, pero no puedo. He visto un desnudo suyo, ese muslo, con una espátula, embadurnado así. Eso es lo que me gustaría conseguir.

Después de la academia nunca me he ocupado del mundo del arte. Ese mundo no me interesa. Los primeros años después de la escuela trabajé en el estudio de mi tío. Además, hice todo tipo de trabajos, porque hay que poder pagar las facturas. Al cabo de seis o siete años llegó el galerista Pieter Breughel y me preguntó si podía vender mi obra a través de su galería. Desde entonces, puedo vivir de mi trabajo. Eso, por supuesto, es un lujo. Una vez cada dos años organizaba una exposición. Entonces la galería vendía casi todo. Así que se puede decir que se me puso un pequeño asiento bajo el culo. Eso te permite seguir con tu oficio.

En 1969 terminé en Zierikzee. En estos apestosos barrizales de aquí. De inmediato aparecieron ante ti estos hermosos paisajes. En espléndidas vetas. Ese fue el momento en que pensé: así debe ser. Por supuesto, tu escritura se desarrolla continuamente. Me gusta la perfección. Tienes que seguir mirando, cambiar esto, cambiar aquello. Uno sigue mirando el mismo cuadro durante meses.

No, nunca me he ocupado de a qué movimiento pertenezco ahora. A veces digo que me sitúo entre los realistas mágicos. Esa serenidad, esa monumentalidad. Trabajo de una manera completamente diferente a la de, por ejemplo, Willink o esos otros. Sin embargo, me sitúo en esa dirección. La magia se esconde en la serenidad.

El impulso de volver a empezar cada día es el deseo de mejorar continuamente. No me imagino satisfecho con un cuadro. Se trata de la lucha. Odio la lucha y encuentro la lucha emocionante. ¿Te imaginas haciendo siempre lo mismo? ¿No le gustaría mejorar cada día? Por eso también puedo vender cuadros. Cada vez pienso que el siguiente será aún mejor. Esa es mi motivación.

Sí, claro que hay momentos de satisfacción. Siempre los recordaré. Hice un determinado cuadro… ese me gustaría volver a tenerlo… De ese cuadro aún recuerdo todo… cada detalle… eso fue hace 30 o 40 años.

Me resulta difícil hablar de mi trabajo. No hay líneas fijas dentro de las cuales pienso. Tienes un montón de palabras, las juntas, pero no captan lo que quieres decir. ¿Cómo hay que describirlo?

Mi padre era un gran admirador de la música, la poesía… es algo que viene de familia. El arte era común en la familia. Si de niño estaba enfermo, en mi habitación había restos de rollos de periódico. Me daban lápices de colores y me permitían cubrir toda la pared con mis dibujos. Si se llenaba todo el espacio, se traía papel nuevo. Eso es lo que se llama ser un privilegiado. El lugar de donde vengo ha allanado el camino.